martes, 5 de julio de 2011

Sal, pimienta y ajo

 Capítulo 1- Primavera y Otoño:

Primavera,
el calor domina
sobre el frío clima.
Las Flores brotan...
las flores mueren.

28 de Marzo de 2007 

Si tan solo pudiera decirle lo que siento, si tan solo ella se quedara viendo fijamente mis ojos me daría valor para hablar. No la amo, me encanta. Quiero tocar sus labios con los míos, quiero tomar sus manos y su cintura. Por qué soy tan débil, por qué no puedo cumplir eso; salir, decírle que me encanta...
Son días hermosos, el calor es perfecto; no es tan intenso ni tan ligero.
No puedo dejar de pensar en ella. Me siento puro, lleno, tranquilo a su lado. Cómo ya lo dije, no estoy enamorado ni tengo indicios de ello. Simplemente estoy encantado con su presencia. Su mirada es angelical, su cabello es hermoso... ¡No estoy enamorado!... No es miedo a aceptarlo, en verdad, sé diferenciar el amor del encanto. Amo su belleza y su presencia pero para amarla a ella aún falta mucho.

27 de Marzo del 2007 

Querida Ariadna:

Creo que he descubierto por fin lo que es el amor, me gasté tanto tiempo buscándolo y tratando de entenderlo. Ahora sé que se siente. El amor es como los orgasmos de nosotras; aquélla que no lo ha sentido lo puede confundir con cualquier sensación.
Pronto cumpliré 15, él solo tiene 12 ¿acaso será eso un impedimento que lo convierta en deshonesto con sus sentimientos? Entendería eso, no debe ser fácil decírle a una mujer mucho mayor qué sientes. Si te preguntas por qué digo mucho mayor...
no me considero una mujer con 15 años mentales. No quiero sonar arrogante contigo Ar pero es verdad, creo que mi experiencia y mi análisis va más allá de los 15, aunque mis palabras sigan siendo de una adolescente soñadora y "tierna". No aterrizaré esta carta, tengo que pensar en muchas cosas antes de continuar escribiendo. Buenas noches Ar.
Con cariño: Ad

10 de Octubre, 2010
Estoy nervioso, siento como si cada que el transporte avanza me dirigiera a mi muerte. Algo así como ir en una fila hacia los hornos de los campos de consentración.Sé que no sé lo que digo. Sé que los campos de concentración eran peor que la muerte, que eran una verdadera tortura y que la muerte solo era el fin de ésta...
Tengo un grave presentimiento. No soy pesimista usualmente pero creo que éste es en verdad el fin. Mí fin. Es la última vez que la veré, eso lo sé. Ella no lo dijo, pero Ariadna me lo confesó. Sus ojos revelaron tristeza. Por qué habría de estar triste la mujer más feliz que he conocido. Solo por una razón... Este es el fin.

10 de octubre, 2010. 10:00 

Querida Ariadna:
Este es el fin. No nos volverémos a escribir. Tengo que terminar con todo esto. Tengo que cambiar, empezar de nuevo. Tengo que regresar ahora que puedo, mi edad mental sobre pasó la muerte.No soy feliz, lo soy a su lado, tal vez si me quedara lo sería, pero no sería lo que quiero que sea... Sí, es una paradoja, me quedaría en un limbo. Es mejor seguir, caminar hacia adelante. Lo amo, en verdad lo amo. No voy a decir que por eso me voy, me voy porque él no me ama, no como yo a él. Ayer hablamos, creo que lo sabe, creo que tú lo sabías también.Este es el final del comienzo... Este es el fin.
Con cariño: Ad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada