domingo, 15 de mayo de 2011

El imitador - Relato Parte 2

Creo que te hablaré de "tu" querido lector (se ríe porque le esta hablando a un bloc de notas).
Otra cosa que quiero aclarar es que un pensamiento nunca se puede difundir exactamente a como lo pensamos, si estamos felices el pensamiento será más positivo, si estamos tristes, enojados, enamorados, será igual. Si te preguntas cómo estoy en estos momentos, ni yo lo se, pero tal vez mis letras delaten mis sentimientos.Después de la rara introducción (parte 1) continuaré...
Puedes tener todo lo que quieras, puedes ser todo lo que quieras, ¿en verdad te limitarás a ser algo que no quieres porque "no puedes" o porque "no esta a tu alcance" ...o por miedo?
Algo así empezó la charla con mi querido Doc, me contó que era de una familia pobre y que a los trece años se hizo una pregunta que lo marcó; "¿De qué voy a vivir cuando sea grande?". Empezó a ver qué le gustaba, empezó a experimentar y a los 16 se la contestó. 
¡Qué mejor que saber a dónde quieres llegar desde los 16! 


Fue una charla como para darme ánmimo y hacer a mi mente más madura y responsable, no sé por qué un Doctor que solo he visto nueve veces quisiera darme esa gran lección, pero eso no es lo que importa, continuaré. 


Me contó que toda gran pena va ligada a una gran alegría.Habló mucho sobre el ying y yang. Todo tiene un opuesto y ese opuesto depende de su opuesto para exisitir. Citó también una escena católica que aún siendo ateo me pareció curiosa: La tragedia más grande en la historia fue la muerte de cristo pero vino ligada con la mayor gloria; la salvación, la vida eterna. En verdad fue una muy buena analogía que no me mataré en investigar para contradecir o criticar ya que estoy satisfecho con su mensaje. 


La platica que empezó como un simple "echale ganas" tomó un rumbo que no imaginé. Ahora me estaba diciendo por qué es lo que es, cómo llego a donde está y como piensa terminar su camino. 


Me enseñó sus gustos, me enseñó partes de la vida que no conocía. Me dio muchas lecciones en pocas palabras, tal vez y el solo sembro una semilla que coseché en segundos. El trabajo no es cansado, el trabajo es felicidad, utilidad. Esforzarse hace la vida mucho más placentera que rendirse, mientras más competitiva sea tu vida mucho mejor será. Aunque no es bueno competir para ganar, competir para mejorar si lo és. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada